viernes, 22 de mayo de 2015

VENCEJOS



No tienen un llamativo colorido, apenas se dejan ver con detalle y se mueven muy rápido (a veces a más de 200 km/h) y a mucha altura (hasta 2.000 m o más). Pero aún así, son fascinantes.

Sí, porque los vencejos me resultan unas aves increíbles y porque tenemos la suerte de poder contar con ellas durante los meses cálidos.


Su llamativa silueta en forma de hoz le ha dado el nombre en valenciano: falzia (falç=hoz).

Estas aves, en su clasificación, pertenecen a la familia Apodidae (de a podos, “sin pies”) por la antigua creencia de que no tenían patas y que, por tanto, si caían al suelo, eran incapaces de despegar de nuevo. Evidentemente, sí tienen patas, pero es cierto que les resulta imposible despegar del suelo por que esas extremidades son muy pequeñas y poco potentes y adaptadas a poderse agarrar en paredes verticales.

Dentro de Apodidae hay 92 especies repartidas por las zonas templadas del mundo y en España contamos con tres: el vencejo común, el vencejo pálido y el vencejo real, a las que hay que añadir el vencejo unicolor solo en las Islas Canarias y las citas irregulares de vencejo cafre.


Estas aves están completamente adaptadas a la vida aérea. Sus evoluciones nos muestran su extraordinaria capacidad para el vuelo. Con una envergadura alar de 42-46 cm y un peso de unos 40-50 g (para el vencejo común, del que hablaré en adelante) pasan casi toda la vida volando, literalmente. De hecho, desde que nacen y abandonan el nido (una simple grieta) no vuelven a posarse hasta que son ejemplares reproductores. Incluso “duermen” en vuelo, sin detenerse.

Su llamativa silueta en forma de hoz le ha dado el nombre en valenciano: falzia (falç = hoz). 

Se alimentan del llamado plancton aéreo (minúsculos insectos voladores) y para ello vuelan hasta 800 km al día. A veces llenan tanto los buches de comida que son apreciables los bultos debajo del pico. Y si llueve, son capaces de beber de las gotas de lluvia.

Detalle del bulto provocado por el gran número de insectos atrapados.

Son aves migradoras. Con la llegada de la estación fría vuelan hacia África central y del sur. Con la llegada de la primavera retornan a Europa. Un pollo anillado en Madrid recorrió 6.000 km en su primer viaje migratorio a África (llegó a Kenia). En esos viajes han sido vistos por encima de los 4.000 m de altitud y en toda su vida, un ejemplar llega a recorrer un millón de kilómetros, lo que equivale a unas 25 vueltas a la Tierra. Casi nada.


Mapa de los movimientos migratorios del vencejo. Fuente: Programa Migra SEO/BirdLife

Los vencejos son especies protegidas por la ley. Está prohibida su caza, la destrucción de sus nidos, etc.

Vencejo pálido.

Hay un vencejo en el suelo, ¿qué hago?
No es raro encontrar pollos de estas especies en el suelo. Muchas veces acaban de salir del nido y están poco alimentados y agotados. Lo mejor es recogerlos, meterlos en una caja de cartón (con agujeros para que respire el animal), dejarla en un sitio tranquilo y seguro y llamar al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Santa Faz (Consellería) al 965153162.

Los vencejos (comunes y pálidos) suelen ser unas de las cuatro especies más atendidas por estos profesionales (p. ej. 210 ex. en 2012, 176 en 2013…). 

La alimentación ha de hacerse con sonda por parte de especialistas.

Unos pocos días de cuidados y los pollos pronto son liberados.

Enseguida acudirán a recogerlo y el vencejo será alimentado hasta que pueda valerse por sí mismo y entonces será liberado. Este proceso es válido para cualquier otra especie animal silvestre.

Y así tendremos la alegría de saber que una de esas saetas oscuras que chillan en las tardes de verano estará allí de nuevo gracias a nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario