viernes, 27 de enero de 2017

ERICEANDO



La noche del pasado miércoles 25, Miguel Ángel Andrés y yo acompañamos a Jana Marco en uno de sus censos de erizo común en la Universidad de Alicante. Jana está haciendo su tesis doctoral con estos pequeños mamíferos insectívoros, buscando documentar la vida de los erizos que, en muchos aspectos, sigue siendo poco conocida y, en especial, centrada en su adaptación a medios urbanos.

Jana con uno de los erizos que está estudiando.

La primera sorpresa puede ser la fecha porque, al contrario de lo que hacen otros ejemplares más al norte, los erizos de Alicante no hibernan sino que se muestran muy activos. Y a partir de ahí se abren muchas facetas por descubrir como que aprovechan los comederos de gatos para alimentarse y que tienen dos picos de actividad: uno poco después del anochecer y otro justo antes del amanecer. Entre esos dos momentos la actividad de los erizos decae notablemente.



La población de la UA es de unos 20-30 ejemplares adultos que se reproducen en nidos de hojas que instalan en agujeros naturales o artificiales. Jana ha colocado radio transmisores a varios de ellos para conocer más a fondo sus movimientos que han resultado ser mayores de lo que inicialmente podría pensarse, incluso llegando a salir del campus.


La genética de la población, los efectos de alimentarse con pienso para gatos, la determinación de la edad por diferentes estados de la osificación, la longevidad, las causas de mortandad o las fechas y el éxito reproductor son algunos de los diferentes aspectos de los erizos que se están investigando. 

Pero seguro que la propia Jana lo cuenta mejor:


Hace ya 4 años que, desde el departamento de ecología de la Universidad de Alicante, Germán López y yo estamos llevando a cabo un proyecto de investigación con las poblaciones de erizo europeo (Erinaceus europaeus) de la provincia de Alicante. Este proyecto que recibe el nombre de Proyecto ErizUA, forma parte de mi tesis doctoral, cuyo objetivo es analizar la adaptación de la fauna salvaje a los entornos urbanos, utilizando al erizo como modelo de estudio.


Para ello, comparamos las diferencias ecológicas existentes entre las poblaciones urbanas de erizos y las poblaciones de zonas no urbanas.  Analizando: diversidad genética, áreas de campeo, desgaste dental, selección de hábitat, parasitología, comportamiento, fenología y un largo etcétera.

En estos primeros años, los esfuerzos se han centrado en el estudio de la población presente en el propio campus de la UA, pero actualmente con un amplio conocimiento de la especie, el proyecto se extiende a otros parques urbanos, a la vez que aumenta el esfuerzo invertido en el estudio de las poblaciones de zonas naturales.

Desde el primer momento, este proyecto ha contado con la participación de un equipo multidisciplinar, implicando a gente tanto de otros departamentos como de otras universidades. En resumen, un buen grupo de profesionales de distintas ramas ahondando en el estudio de esta interesante especie, a veces tan olvidada.


La noche es fría y vamos para arriba y para abajo por el campus que está muy solitario. Mejor así. Tres personas moviéndose por aquel lugar, con linternas frontales, cámaras y demás artilugios, rebuscando entre los arbustos y rincones, son motivo más que suficiente para que quien nos pudiera ver de aquella guisa sospechara que no podía ser nada bueno lo que andábamos haciendo. El personal de seguridad ya sabe qué hace Jana por allí y no hay problema.

Campus para arriba, campus para abajo.




El primer erizo que encontramos es “Enanito”. Todos están identificados y tienen nombres. “Enanito” lleva su pequeño transmisor sobre las púas y mañana se lo quitarán. Es totalmente inocuo para los animales y su peso y tamaño no les molesta en absoluto. En ese pequeño artilugio se guardan las señales GPS de sus andanzas de cinco días y se podrán plasmar en un plano como se ha hecho con otros muchos de los erizos de la UA.

A pesar de que el frío les hace ser menos activos nos encontramos con otros dos más. Incluso a uno de ellos nos lo cruzamos dos veces. Se les identifica, se les toman medidas y se les pesa para volver a dejarlos con su ronda nocturna.

Tomándoles medidas.

Otras poblaciones de erizos urbanos y rurales son el inmediato objetivo de Jana para continuar con su tesis y conseguir conocerlas mejor y compararlas.

A medianoche nos vamos. Bajo las luces de las farolas, los erizos siguen recorriendo el campus. Su cuerpo recubierto de púas los protege de casi todas las amenazas (excepto de los coches, una causa muy importante mortandad) mientras su olfato es un magnífica guía para la búsqueda de la comida o de otros erizos.



Su sorprendente aspecto hace que sea imposible no enamorarse de ellos y sabemos que, con total seguridad, volveremos otras noches a encontrarnos.

¿No son preciosos?




►Escúchanos hablando en Radio Alicante Cadena SER pinchando en la foto:




Más información sobre el proyecto ErizUA aquí


2 comentarios:

  1. Hola, cómo podemos contactar Jana?
    No co-existen dos tipos de erizos el Europeo y el Moruno? Si es así...cómo podemos diferenciarlos? Gracias! Y perdón por mi ignorancia pero yo también convivo con Erizos y me apasiona el tema ;)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar