jueves, 13 de julio de 2017

EL PARQUE INUNDABLE DE LA MARJAL


El parque inundable La Marjal tiene como función evitar la inundación en caso de lluvias intensas de una amplia zona cercana a la playa de San Juan, algo que ha venido ocurriendo históricamente por la situación y naturaleza del terreno (de ahí lo del término “marjal” del paraje) y prevenir los daños consiguientes.




El parque actúa como un gran retenedor de las aguas de lluvia y es capaz de almacenar hasta 45.000 metros cúbicos. Su otra función es la de  parque propiamente dicho, y aquí se ha cuidado mucho el aspecto, aprovechando la presencia de las aguas para hacer un lago con una cascada de 4 metros de altura que ayuda a aportar oxígeno al agua así como en la elección de las plantas y árboles plantados, buscando las especies autóctonas.

Vencejo pálido.

Visitantes y gaviotas patiamarillas.


Unido a otro parque al norte (recientemente se le ha bautizado como Sergio Melgares) mediante una pasarela que salva la vía férrea (aunque este es muy frecuentado por perros), el parque de La Marjal está resultando un lugar interesante para la observación de aves. En este artículo me voy a referir a las especies vistas en los dos.

Garcilla cangrejera.

Martinete.

Como nos pilla bastante cerca de casa, Jana, Miguel Ángel y yo hemos ido visitándolo en diversas fechas y nos ha sorprendido la variedad y cantidad de aves observadas. En concreto, hasta la fecha, llevamos un total de 76 especies, lo que no está nada mal para una zona urbana.

A veces hay que fijarse en lo que se esconde entre la vegetación.



En la laguna es fácil observar focha común, gallineta, ánade azulón, zampullín chico durante todo el año. En las épocas adecuadas aparece garcilla bueyera, martín pescador y otras.

Focha común.


Ánade azulón (cimarrón).



Gallineta.

Zampullín chico.

Garceta común.



Por las zonas ajardinadas abiertas es frecuente ver gorrión común, mirlo común, lavandera blanca, abubilla, colirrojo tizón, urraca, varias especies de currucas, etc.

Gorrión común.

Abubilla.

Petirrojo.

Urraca.

Las áreas arboladas (más extensas en el parque del norte, parque Sergio Melgares) ofrecen la posibilidad de ver tórtola turca, paloma torcaz, oropéndola, carbonero común…

Tórtola turca.

Paloma torcaz.

Un numeroso grupo de torcaces.

Papamoscas gris.

Un cernícalo vulgar vigila desde la cornisa de un edificio cercano.

Otro pasa volando.

Las golondrinas comunes, aviones comunes y vencejos pálidos abundan en los meses adecuados. En los días de concentración para la migración pueden verse centenares o, incluso, millares de ejemplares a la vez alimentándose de insectos.

Bando de golondrinas comunes.

Vencejo pálido.



Abejaruco.

En esas fechas de pasos migratorios se pueden ver aún más especies como colirrojo real, tarabilla norteña, abejero europeo, etc.

Papamoscas cerrojillo.

Abejero europeo.

Para adelantar, aquí tenéis la lista de aves que hemos observado Jana, Miguel Ángel y yo:

Los susodichos, una tarde que vimos más de 5000 pardelas baleares... y a cinco minutos del parque.


LISTA PROVISIONAL DE AVES OBSERVADAS EN EL
PARQUE INUNDABLE LA MARJAL

1.        Zampullín chico
2.        Avetorillo
3.        Garcilla cangrejera
4.        Garceta común
5.        Garcilla bueyera
6.        Garza real
7.        Martinete
8.        Ánade azulón/doméstico
9.        Halcón abejero
10.     Cernícalo vulgar
11.     Gallineta común
12.     Ánade azulón/doméstico
13.     Focha común
14.     Andarríos chico
15.     Gaviota reidora
16.     Gaviota de Audouin
17.     Gaviota patiamarilla
18.     Cotorra de Kramer
19.     Agapornis sp.
20.     Paloma bravía/doméstica
21.     Paloma torcaz
22.     Tórtola turca
23.     Tórtola europea
24.     Mochuelo europeo
25.     Vencejo real
26.     Vencejo común
27.     Vencejo pálido
28.     Martín pescador
29.     Abejaruco común
30.     Torcecuello
31.     Abubilla
32.     Golondrina común
33.     Golondrina dáurica
34.     Avión común
35.     Avión zapador
36.     Avión roquero
37.     Lavandera boyera
38.     Lavandera blanca
39.     Lavandera cascadeña
40.     Petirrojo
41.     Colirrojo tizón
42.     Colirrojo real
43.     Collalba rubia
44.     Tarabilla norteña
45.     Tarabilla común
46.     Mirlo común
47.     Zorzal común
48.     Zorzal charlo
49.     Buitrón
50.     Ruiseñor bastardo
51.     Carricero común
52.     Zarcero común
53.     Curruca mosquitera
54.     Curruca carrasqueña
55.     Curruca zarcera
56.     Curruca cabecinegra
57.     Curruca mirlona
58.     Curruca tomillera
59.     Curruca capirotada
60.     Mosquitero común
61.     Mosquitero musical
62.     Mosquitero silbador
63.     Papamoscas gris
64.     Papamoscas cerrojillo
65.     Mito
66.     Carbonero común
67.     Alcaudón meridional
68.     Oropéndola
69.     Urraca
70.     Estornino negro
71.     Estornino pinto
72.     Gorrión común
73.     Pinzón vulgar
74.     Verdecillo
75.     Verderón común
76.     Jilguero


El martín pescador, de pesca desde la barca de mantenimiento.

Las ranas comunes abundan en la laguna y en las aguas se han liberado gambusias para el control de los mosquitos.

Rana común.


Gambusia.

En cuanto a mamíferos, podemos citar a la ardilla roja, que también ha llegado ya al parque, en su reciente e imparable expansión.

Ardilla.

El número de especies insectos también es importante, destacando varias especies de libélulas, caballitos del diablo y mariposas.





.Mariquita, eficaz depredadora de pulgones.

Todo un pueblo en el reverso de una hoja.

De entre los arácnidos, una salticidae.

También podemos señalar la existencia durante meses de un muy cercano de un dormidero de cotorra de Kramer que en la actualidad ha desaparecido. También he observado varios días a un agapornis.

133 cotorras de Kramer hacia el dormidero.



Agapornis.

Las lluvias torrenciales de marzo de este año pusieron a prueba la eficacia del parque como depósito de agua, con un resultado satisfactorio y con el daño colateral de que probablemente ya algunas aves tendrían nidos que se echaron a perder por la subida del nivel del agua.






En este parque está prohibido el acceso de perros y circular en bicicleta, algo que no siempre se cumple. La vigilancia es casi nula (nunca he visto a nadie con autoridad para impedir esos accesos) y confiemos en que no vaya a más.




Algunas personas con un equivocado amor por los animales, han debido liberar tortugas exóticas. Esas personas compran la tortuguita cuando es pequeña pero cuando crece ya no sienten ese inicial amor por los animales. Llegué a contar tres ejemplares distintos de esta especie invasora, por lo menos. Afortunadamente, después de la inundación de marzo no he vuelto a verlas.


Se echa en falta que el agua de la laguna esté un poco menos eutrofizada, especialmente, en los meses de más calor. También vendría bien algún panel informativo sobre aves que se sumara a los que ya ofrecen información sobre las especies vegetales y el funcionamiento del parque.

¿Futuro? Ya está aquí.
 

Por lo demás, el parque de La Marjal está bien cuidado y limpio y con un mínimo de atención y sin bajar la guardia, puede seguir siendo uno de los más bonitos de la ciudad, donde pasar un buen rato y, además, poder ver un buen número de aves.

Agradecimiento especial a Jana y a Miguel Ángel por su colaboración. ¡El parque de los pájaros promete!