lunes, 20 de marzo de 2017

XVI CENSO DE AVES MARINAS EN EL LITORAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA: RESULTADOS


Se acaba de publicar el informe del XVI Censo de Aves Marinas Invernantes en el Litoral de la Comunidad Valenciana, realizado el pasado 14 de enero por 66 ornitólogos voluntarios repartidos en 17 puntos de observación.


Se registraron en total 11.440 ejemplares de 21 especies (18 identificadas a nivel de especie).

En cuanto a la distribución por provincias, en Alicante se contabilizaron 16 especies identificadas y 2.721 ejemplares, en Castellón 14 especies identificadas y 5.303 ejemplares y en Valencia 16 especies identificadas y 3.416 ejemplares.

La especie más abundante fue la gaviota reidora (Croicocephalus ridibundus) con 3.306 ex, seguida muy de cerca por la pardela balear (Puffinus mauretanicus) con 3.226 ejemplares, cifra ésta especialmente interesante por el delicado estado de conservación de la especie. Las menos representadas fueron, con dos ejemplares en cada caso, negrón especulado (Melanitta fusca), somormujo lavanco (Podiceps cristatus) y pagaza piquirroja (Sterna caspia).

Los coordinadores quieren agradecer y felicitar a todos los voluntarios su colaboración y entusiasmo en este censo.

Mi equipo, unos cracks.

El informe del CAMILCV 2017 puede consultarse, entre otros puntos, en este enlace
https://www.dropbox.com/s/opjnlsvwrnobag0/CAMILCV%202017%20DEFINITIVO2.pdf?dl=0



sábado, 11 de marzo de 2017

ANILLANDO EN EL MONNEGRE

Mito.

Hoy, sesión de anillamiento en el río Monnegre, en la estación que usaban Pablo Adrover y Cristian Pérez y, además también tenemos la visita de un grupo que participa en una actividad promovida por Mutxamel Medi Ambient y al que informamos de los objetivos del anillamiento científico de aves y de cómo trabajamos.

Amanece montando las redes.

La jornada se inicia algo fresca pero todo apunta a que pronto tendremos temperaturas muy altas para estas fechas (el viernes el termómetro marcó 34º C en Alicante) y así ocurre a media mañana.


Explicando el anillamiento.

El grupo que nos visita hoy.

Después de localizar los mejores lugares, plantamos cuatro redes, en las que caen un total de 10 aves, repartidas de la siguiente forma:

Mito (2 ex.).
Verdecillo (1 ex.).
Mosquitero común (1 ex.).
Jilguero (1 ex.).
Curruca cabecinegra (2 ex.).
Curruca capirotada (1 ex.).
Petirrojo (1 ex.).
Gorrión común (1 ex.).

Jilguero.

Nido de mito.

Afortunadamente, nos dejan esta carpa, a la que añadimos una red mimetizada y conseguimos una buena sombra.

El equipo de hoy.

También vemos un buen bando de garcilla bueyera, avión común, ruiseñor bastardo, mochuelo europeo, cernícalo vulgar, críalo, mirlo común, etc. y un nido de mito.


Volveremos a anillar en este lugar.

Mariposa en la vegetación del cauce.


lunes, 13 de febrero de 2017

CABLES POR AVES



La idea es casi un clásico de la conservación de la naturaleza: eliminar tendidos eléctricos y favorecer la nidificación de aves. Y el pasado domingo 12 hemos podido hacer un ejemplo de ello cerca de Relleu.

Un tendido eléctrico de algo más de 300 m estaba abandonado y se había sustituido recientemente por una acometida subterránea. De acuerdo con los propietarios del tendido, el plan era eliminar los cables y dejar los postes a mitad de altura, colocando en ellos cajas-nido de varios tamaños.

Vista de parte del tendido anterior a la actividad.

Así que, pertrechados de motosierra, escalera, alicates, tornillos y demás herramientas, Luis Fidel, Michel Mackowiak y yo empezamos la tarea poco después de las ocho de la mañana. El primer poste nos demuestra que nuestra idea es sencilla y rápida de realizar y en nada tenemos la primera caja ya colocada.

Michel manos a la obra.

¡¡Poste vaaaaaa!!

Colocando el nidal.



Entre bancales rebosantes de citrons (Diplotaxis erucoides) y de almendros en plena floración, vamos siguiendo el tendido, cortando postes, retirando los trozos y los cables y colocando las tres cajas que, de momento, tenemos listas.


Algunos de los posibles usuarios (lechuzas, cernícalos, mochuelos…) son expertos depredadores de roedores, lo que ayudará a mantener a raya a ratones y ratas. Además, con este trabajo eliminamos elementos artificiales del paisaje y anulamos las posibilidades de choques de aves con los cables.

Lechuza comiéndose un ratón.


Antes del mediodía ya tenemos todo el tendido desmontado, los cables y restos de los postes recogidos, los nidales instalados y todavía nos ha dado tiempo para disfrutar de un magnífico almuerzo.

Una de las cajas-nido instaladas.

Ahora hay que esperar a ver a las aves utilizando los nidales. ¿Será esta primavera? Pronto lo sabremos.


Os dejos con este video de la mañana. Como siempre, recomiendo verlo en 1080HD y con la pantalla maximizada.