viernes, 23 de febrero de 2018

CUANDO (Y DÓNDE) MENOS TE LO ESPERAS, SALTA EL BILISTADO




La tarde del pasado día 21 no invitaba mucho a dar una vuelta “a ver pájaros” pero aun así cogí los bártulos y me fui al cercano parque de La Marjal. La primera sorpresa es la presencia de dos patos mudos o criollos que son los nuevos vecinos del parque. Es una especie escapada de cautividad y que es originaria de Americe del Sur.


También hay mucho movimiento de currucas cabecinegras y capirotadas. Los petirrojos se dejan ver continuamente y en el cielo, encima de la laguna, vuela medio centenar de aviones roqueros. Los mosquiteros comunes están muy activos detrás de la comida, preparando su cuerpo para poder hacer la migración a tierras septentrionales, es decir, acumulando grasa que transformarán en energía para ese viaje.


Mosquitero común.

Curruca capirotada

Lavandera blanca.

Un buen grupo de verdecillos se alimenta de semillas, acompañados de su primo XXL, el verderón común, y algunos pinzones comunes se suman también. Varios mirlos comunes pareen querer sumarse al festín granívoro pero recelan de mi presencia o quizás de un alcaudón meridional que pasa volando en dirección al otro parque.

Pinzón vulgar


Verdecillo común

Urracas.

En una de las zonas de césped, las gallinetas comunes pastan y parece que tienen éxito en la consecución de comida porque no abandonan la zona hasta pasado un buen rato.

Gallinetas comunes.

Zampullín común.


Focha común.

El tiempo cada vez se pone peor y hace bastante frío por lo que decido ir para casa. Al rato ya tengo pasadas las fotos y algunos cortes de vídeo que he hecho y uno de éstos se lo mando a mi amiga Jana Marco para que vea varias cosas. La sorpresa es que ella (¡eres una crack!) descubre que en esas imágenes se escucha un canto un par de veces y que corresponde a un mosquitero bilistado, especie rara en nuestra latitud y que ya habíamos buscado en otras fechas, sin éxito. Una sorpresa mayúscula, casi más por la forma de detectar de la presencia que por la propia ave.




Como no podía ser de otra manera, al día siguiente, Miguel Ángel, Jana y yo recorremos el parque en busca del bilistado pero nos quedamos sin verlo a pesar de que lo recorremos en toda su extensión y muy a fondo.

De todas formas, pasamos un estupendo rato en el que podemos ver y disfrutar de otras muchas otras especies. Nos quedamos con la sensación de que el parque sigue siendo un punto muy recomendable para observar aves (llevamos 80 con el bilistado -ver-) y  que cuenta con el valor añadido de su proximidad a la ciudad.

Gorrión común

Ahora nos queda la espinita de ver allí al bilistado.

lunes, 12 de febrero de 2018

DÍA MUNDIAL DE LOS HUMEDALES 2018




Después de que las previsiones meteorológicas adversas nos hicieran suspender la fecha original (el anterior domingo), el día 11 celebramos el Día Mundial de los Humedales con un acto organizado por las buenas amigas de Magic&Nature y la Regidoria de Medi Ambient i Canvi Climàtic del Ayuntamiento de Dénia.

Elegimos las Salinas de Calp, un enclave de un gran valor medioambiental y que conocemos muy a fondo y que nos recibe con el suelo escarchado por las bajas temperaturas de la noche. Toni Zaragozí ya ha instalado muy tempano dos redes que no paran de capturar aves que anillamos inmediatamente para que no tengan un desgaste calórico.


No es de extrañar que los simpáticos petirrojos generen tanta alegría.


Al poco llega ya parte del grupo de organizadores y vamos colocando todo el material de difusión del Grup Ecologista Xoriguer, SEO y WWF (desde adhesivos a cajas nido para vencejos) así que, a la llegada del autobús, ya tenemos todo dispuesto.



Los niños son los que más disfrutan.

Se divide en dos el grupo y mientras uno de ellos atiende a las explicaciones de Toni sobre qué consiste el anillamiento científico de aves, el otro es informado por mí de la historia de las salinas y de la importancia de los humedales, destacando su valor medioambiental y apoyado con una serie de láminas.

Explicando la historia y el valor de las salinas.



También disfrutamos de la observación de aves, tanto en la salina como el saladar que la rodea. Mitos, colirrojos, flamencos, tarros blancos… son algunas de las especies que podemos anotar.



Flamenco con anilla. De momento, no me han llegado datos.

Una de las sorpresas del día es que liberamos dos machos de gavilán procedentes del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Santa Faz. Las rapaces son el centro de atención de los asistentes. Dejamos unos segundos para que todos los vean y los liberamos inmediatamente para evitar que se estresarán. Los dos gavilanes vuelan perfectamente y desaparecen en busca de un nuevo lugar donde vivir tras su recuperación.

Los dos gavilanes.


En cuanto a las otras aves, anillamos 26 ejemplares repartidos de la siguiente forma:

Petirrojo                         13
Curruca cabecinegra      6
Curruca capirotada         5
Gavilán común               2


El tiempo nos deja disfrutar de una mañana dedicada a divulgar el papel fundamental de los humedales. La jornada se cierra con un contacuentos dedicado especialmente a los más pequeños que es interpretado magníficamente por la escritora, tras el que se da paso a una picaeta que ya da por finalizada la celebración del Día Mundial de los Humedales.

Cuentacuentos por su autora.

Itziar nos dice unas palabras.

Turno de WWF.

También en el Algar se celebró este día. Laura y Toni fueron los encargados de la jornada.

Ha sido una mañana en la que todos hemos aprendido mucho de aves, de humedales y de medio ambiente. Yo el primero.

Todos los asistentes.

El equipo ("la comissió festera").

sábado, 27 de enero de 2018

TARDE EN CALP


Gaviota patiamarilla.

Tarde de tiempo desapacible con fuerte y frío viento en las Salinas de Calpe. Además, caen cuatro gotas que son nieve en las montañas del interior de la provincia. Pensándolo bien, estamos a 26 de enero y es lo que se debe esperar de estas fechas y no las temperaturas de 25 y 26ºC que hemos tenido hace unos días.


En las salinas los flamencos se concentran en la zona más central. Cuento 215 de ellos. También puedo ver garzas reales, garcetas comunes, tarros blancos y otras aves. Por las orillas se mueven lavanderas blancas y, más lejanas, gallinetas y alguna cigüeñuela.


Alguno de los 215 flamencos que puedo contar.

Lavandera blanca "despeinada" por el viento.

Desde la playa del Bol veo a varios barcos de pesca con colas de aves a sus popas. Miro con el detalle que me deja el fuerte viento que zarandea todo lo que levante un milímetro del suelo y uno de ellos (parece ir en dirección a La Vila) lleva 3 págalos grandes que no dejan de atacar a las gaviotas. Otro de los pesqueros entra al puerto de Calp también tiene un buena escolta de gaviotas y un grupito de 23 pardelas baleares. Los alcatraces atlánticos no dejan de zambullirse como también hacen los charranes patinegros.

Uno de los pesqueros con su cola de aves.

Grupos de estorninos pasan volando a toda velocidad por encima de los edificios mientras que algunos cormoranes (grandes y moñudos) vuelan a ras de mar o aguantan estoicos el enfado de Eolo.

La Luna, muy madrugadora.

El cielo parece arder al ponerse el sol.

Caen cuatro gotas y se forma el arco iris al fondo de las salinas. Las aves siguen con sus cosas aparentemente tan ajenas a él como al entorno cada vez menos natural de este paraje, solo que esto último va haciendo que se pierda biodiversidad. Mientras el multicolor fenómeno meteorológico va consiguiendo más y más intensidad recuerdo que ya no se ven ya los chorlitejos patinegros que antes anidaban aquí.

El Arc de Sant Martí.

Y lo que es peor: no creo que vuelvan nunca a hacerlo.