domingo, 15 de enero de 2017

XVI CENSO DE AVES MARINAS INVERNANTES EN EL LITORAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA


Este sábado, un grupo de ornitólogos voluntarios hemos hecho el XVI Censo de Aves Marinas Invernantes en el Litoral de la Comunidad Valenciana (CAMILCV), repartidos por diferentes puntos de la costa de Castellón, Valencia y Alicante.


Censando desde el Cabo de las Huertas.


Como en ocasiones anteriores, he censado desde el Cabo de las Huertas, esta vez con la agradabilísima compañía de Jana Marco, José Miguel Arcas, Marta Giménez, Miguel Ángel Andrés, Miguel Ángel García y Raúl González. La previsión meteorológica que amablemente nos hizo Pedro José Cascales (www.meteorihuela.com) se cumplió en los puntos de censo de la costa de la Comunidad, aunque nosotros apenas tuvimos viento y, por tanto, la sensación de frío. El termo con café con leche es bien recibido con ese tiempo.


Alcatraz atlático (juv.) y gaviota patiamarilla.

Gaviota patiamarilla.

La visibilidad fue muy buena por el viento y no formó olas que fueran demasiado molestas para la observación.
Los registros (por especies) han sido los siguientes:

·        Pardela balear                843 ex.
·        Alcatraz atlántico ad.      17 ex
·        Alcatraz atlántico jov.      2 ex.
·        Alcatraz atlántico indet.   3 ex.
·        Cormorán grande            13 ex.
·        Cormorán moñudo          1 ex.
·        Garceta común               1 ex.
·        Chorlitejo patinegro         4 ex. 
·        Correlimos tridáctilo        1 ex.
·        Vuelvepiedras común      4 ex.
·        Págalo grande                1 ex.
·        Gaviota reidora               5 ex.
·        Gaviota de Audouin         28 ex.
·        Gaviota patiamarilla        79 ex
·        Charrán patinegro           7 ex.
·        Alca común                    64 ex
·        Martín pescador             1 ex.

Págalo grande.


Las cifras correspondientes a las pardelas baleares y a las alcas comunes son de las más altas en esta edición del CAMILCV. En el caso de las alcas, es la más alta que hemos obtenido en el Cabo de las Huertas.


Pardela balear.

Alca común.

Otro año más (como ocurre casi en todos), hemos vuelto a observar a una gaviota de Audouin con anilla de plástico 613. Este ejemplar fue anillado en el Delta del Ebro del 20 de junio de 1999. También leímos otra más de la que ahora no tenemos los datos.


Una mañana con una visibilidad excelente.


En cuanto a las aves no marinas, hemos observado:

·        Colirrojo tizón
·        Lavandera blanca
·        Gorrión común
·        Abubilla
·        Petirrojo

Garceta común.

El grupo de censo del Cabo de las Huertas.


Aún es pronto para poder contar cómo ha ido en otros puntos de censo pero los coordinares (Santa, Fran Atienzar y el que suscribe) esperamos poder tener pronto acabado el informe de este año. Por lo que hemos ido viendo en el grupo de whatsapp Pajareros País Valencià, podemos destacar por ahora:

·        Una pagaza piquirroja en la Cala del Xarco. Otra en la desembocadura del Segura.
·        Un negrón especulado en Castellón.
·        Un millar de pardelas en Peñíscola.
·        3 págalos grandes en El Saler.
·        27 negrones comunes en Port Saplaya.

Y, como en ediciones anteriores, hemos terminado el censo yendo a tomarnos un almuerzo-aperitivo-comida a la caseta de Joan Segòvia, en El Xarco. Allí nos hemos juntado parte de los equipos de censo de Serra Gelada, Cala del Xarco y Cap de l’Horta y hemos estado comentado lo que se ha anotado durante la mañana, además de otros muchos temas pajariles o no.




La tradicional foto de grupo.

Una estupenda mañana contando aves marinas.


sábado, 7 de enero de 2017

FOTOGRAFIANDO AVES POR LA AITANA


Zorzal charlo.

Con la amable invitación de mi buen amigo Pepe Santamaría Santa, junto a Toni, hoy 5 de enero, vamos a la sierra de Aitana para hacer fotos de aves en los dos hides que Santa tiene instalados aquí. Ullades Naturals (www.ulladesnaturals.com), su empresa, ofrece una amplia oferta de hides por varios puntos de la provincia, así como guías para rutas, cursos y talleres fotográficos y muchas más actividades.

El hide "Juanín".

El "Ventisquer".

La altitud del lugar hace que los abundantes charcos estén congelados, aunque no hace viento y el día apunta a que será soleado. Cuando vamos a ver uno de los dos hides vemos unas huellas en el barro que resultan de ser de tejón (Meles meles). Una alegría saber algo (aunque sea de esta forma indirecta) de este curioso y misterioso animal.

Huellas de tejón.


Vamos al otro hide (“Ventisquer”) y tras poner algo de grano para atraer a las aves, allí nos quedamos Toni y yo, mientras Santa vuelve al “Juanín”. Las aves no fallan y van apareciendo enseguida. El escribano montesino llega solo y se pone a buscar entre la hierba congelada. Mientras, los gorriones chillones y los pinzones vulgares vienen de golpe y en buen número, llenando el borde de la balsa y buscando algún lugar donde el hielo se haya quebrado y puedan acceder al agua líquida.

Escribano montesino con el suelo helado.

Al rato, todas las aves huyen de golpe. ¿Será algún gavilán que anda por aquí? ¿Un halcón? ¿La perdicera? No. Es un alcaudón meridional que se posa en una rama junto a la balsa y, tras esperar a algún incauto pajarillo, se vuelve a ir aunque no demasiado lejos.

Alcaudón meridional.
Pinzón vulgar.


Gorrión chillón.


Aparece un zorzal charlo, que se estira como queriendo asegurarse de que todos está tranquilo por los alrededores. Los gorriones chillones y los pinzones vulgares siguen comiendo y bebiendo tranquilos. Llega un escribano soteño que se suma al festín.

Zorzal charlo.


El charlo junto a dos chillones que tratan de buscar un resquicio en el hielo por el que poder beber.

Gorriones chillones mostrando su característica manchita amarilla en el pecho.

Escribano soteño.

Pasan volando algunos bisbitas y colirrojos tizones pero no se acercan. Después de las lluvias, hay agua por todas partes y tienen muchos sitios para elegir dónde ir a beber. Los pinzones y los chillones siguen fieles a este lugar.



Efecto de distintas profundidades de campo.

A mediodía terminamos la sesión. Vemos por el camino algunos zorzales comunes y mirlos capiblancos, aunque este año parece que hay pocos, probablemente por la tremenda sequía que hemos pasado y que ha provocado que apenas haya en la zona bayas y otros frutos para que las aves puedan comer. También observamos algunos mirlos comunes y escuchamos el relincho del pito real.

Dejamos la sierra más alta y más extensa de la provincia y para finalizar la jornada nos tomamos un estupendo almuerzo-aperitivo-comida en Orxeta.


Si quieres pasar una estupenda jornada de fotografía de aves de la mano de un experto, no dudes en contactar con Ullades Naturals.


Los tres al finalizar la sesión.



viernes, 6 de enero de 2017

PASEO POR EL HONDO



Hoy (3 de enero) toca visita sin planear al PN de El Hondo, por la zona del centro de interpretación. La jornada, que se inicia con temperaturas frescas (6ºC), finaliza ya con calor pasado el medio día. Junto al centro hay un pequeño grupo de correlimos comunes y algunas cigüeñuelas recorriendo las orillas en busca de alimento. Varios zampullines emergen y se sumergen al fondo.

Correlimos común.

Cigüeñuelas comunes.

Hay muchos (¡muchísimos!) mosquiteros comunes que no paran de lanzarse desde la vegetación en busca de insectos. También usan para ello las barandillas de la pasarela o cualquier otro lugar desde el que vean a su minúscula comida.

Mosquitero común.


A lo lejos vuela un aguilucho lagunero (veo hasta tres esta mañana) y más allá hay un águila pescadora. También un pájaro de hierro de la Guardia Civil pasa por arriba de El Hondo. No sé si es buena idea sobrevolar estos parajes si no es necesario.


Más tarde, un águila calzada ciclea lentamente, casi dejándose llevar sin más interés, cerca de San Felipe.

Colirrojos tizones y petirrojos se mueven entre la vegetación donde también descubro a dos pechiazules (un macho y una hembra) pero son los aviones roqueros quienes a centenares ocupan el aire y la superficie del agua. De entre todos, uno de ellos me llama la atención: no es un roquero, ¡es una golondrina! El azul metálico brillante de su dorso da el cante entre el marrón de los roqueros. Estamos fuera de la época habitual pero, a veces, se ve alguna en pleno invierno.

Me da la sensación de que hay algo raro en esa golondrina: es un juvenil, pero raro. A ver si pronto os cuento algo más. Por suerte, puedo hacerle algunas fotos (bastante malas pero sirven de documento) y verla un poco mejor. Está integrada con los roqueros pero caza insectos a ras de agua más veces que sus compañeros.





Un bandito de moritos se entretiene alimentándose en un cultivo cercano. Le acompañan algunas agujas colipintas y cogujadas comunes. También unas cigüeñuelas van con todas ellas aunque la hierba está alta y a veces solo veo una cabeza y por un instante. Aparece una docena de avefrías europeas que llegan volando y desaparecen como tragadas por la vegetación del sembrado.

Morito.


Los tarros blancos dormitan en las motas, mientras fochas comunes, patos colorados, azulones y cucharas están más activos. Las gallinetas patrullan las orillas y asustan a algunos correlimos comunes y lavanderas blancas al aparecer repentinamente, aunque el chorlitejo chico no parece alterarse y sigue con su imparable picoteo en el fango.

Correlimos comunes.

Tarros blancos y azulones.

Los gorriones comunes están pendientes de los desperdicios que puedan quedar en la zona de las mesas, mientras que en la fachada del sur del edificio unos cuantos aviones roqueros toman el sol como si se entretuvieran observando las ruidosas persecuciones de las fochas comunes y la indiferencia de las fochas cornudas. El calamón hace su entrada en la charca y su intenso color azul y rojo le convierte en el centro de atención, recorriendo la orilla sobre sus larguísimos dedos y triturando con su pico semillas y brotes.

Focha moruna.

Aviones roqueros.


Hoy todo ha sido muy agradable y entretenido.