sábado, 7 de enero de 2017

FOTOGRAFIANDO AVES POR LA AITANA


Zorzal charlo.

Con la amable invitación de mi buen amigo Pepe Santamaría Santa, junto a Toni, hoy 5 de enero, vamos a la sierra de Aitana para hacer fotos de aves en los dos hides que Santa tiene instalados aquí. Ullades Naturals (www.ulladesnaturals.com), su empresa, ofrece una amplia oferta de hides por varios puntos de la provincia, así como guías para rutas, cursos y talleres fotográficos y muchas más actividades.

El hide "Juanín".

El "Ventisquer".

La altitud del lugar hace que los abundantes charcos estén congelados, aunque no hace viento y el día apunta a que será soleado. Cuando vamos a ver uno de los dos hides vemos unas huellas en el barro que resultan de ser de tejón (Meles meles). Una alegría saber algo (aunque sea de esta forma indirecta) de este curioso y misterioso animal.

Huellas de tejón.


Vamos al otro hide (“Ventisquer”) y tras poner algo de grano para atraer a las aves, allí nos quedamos Toni y yo, mientras Santa vuelve al “Juanín”. Las aves no fallan y van apareciendo enseguida. El escribano montesino llega solo y se pone a buscar entre la hierba congelada. Mientras, los gorriones chillones y los pinzones vulgares vienen de golpe y en buen número, llenando el borde de la balsa y buscando algún lugar donde el hielo se haya quebrado y puedan acceder al agua líquida.

Escribano montesino con el suelo helado.

Al rato, todas las aves huyen de golpe. ¿Será algún gavilán que anda por aquí? ¿Un halcón? ¿La perdicera? No. Es un alcaudón meridional que se posa en una rama junto a la balsa y, tras esperar a algún incauto pajarillo, se vuelve a ir aunque no demasiado lejos.

Alcaudón meridional.
Pinzón vulgar.


Gorrión chillón.


Aparece un zorzal charlo, que se estira como queriendo asegurarse de que todos está tranquilo por los alrededores. Los gorriones chillones y los pinzones vulgares siguen comiendo y bebiendo tranquilos. Llega un escribano soteño que se suma al festín.

Zorzal charlo.


El charlo junto a dos chillones que tratan de buscar un resquicio en el hielo por el que poder beber.

Gorriones chillones mostrando su característica manchita amarilla en el pecho.

Escribano soteño.

Pasan volando algunos bisbitas y colirrojos tizones pero no se acercan. Después de las lluvias, hay agua por todas partes y tienen muchos sitios para elegir dónde ir a beber. Los pinzones y los chillones siguen fieles a este lugar.



Efecto de distintas profundidades de campo.

A mediodía terminamos la sesión. Vemos por el camino algunos zorzales comunes y mirlos capiblancos, aunque este año parece que hay pocos, probablemente por la tremenda sequía que hemos pasado y que ha provocado que apenas haya en la zona bayas y otros frutos para que las aves puedan comer. También observamos algunos mirlos comunes y escuchamos el relincho del pito real.

Dejamos la sierra más alta y más extensa de la provincia y para finalizar la jornada nos tomamos un estupendo almuerzo-aperitivo-comida en Orxeta.


Si quieres pasar una estupenda jornada de fotografía de aves de la mano de un experto, no dudes en contactar con Ullades Naturals.


Los tres al finalizar la sesión.



3 comentarios:

  1. Muy completo el reportaje no falta de naaa...

    ResponderEliminar
  2. Muy completo el reportaje no falta de naaa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por no faltar, no faltan ni los "tres msoquiteros" :D

      Eliminar